Plexus

Publicado: 10 agosto 2011 en General, Literatura

Y entonces, una noche, sentado a solas en una mesa de una tabernucha del Village, una mujer se le acerca y le entrega un Mezzotint para que lo lea. Él la invita a sentarse. Pide una comida para ella. Escucha sus historias. Se olvida de que lleva una pierna artificial, se olvida de que una vez hubo una guerra. De repente, se da cuenta de que ama a esa mujer. No es necesario que ella lo ame, basta con que exista. Si consiente en verlo de vez en cuando, por sólo diez minutos, la vida volverá a tener sentido para él.

 

Plexus de Henry Miller

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s